miércoles, 26 de diciembre de 2012

Argentina, Buenos Aires y su definición: pasión.

Para refrescar un poquito, hoy voy a escribir sobre un país fascinante y sobre su capital. Sobre Argentina y sobre Buenos Aires. Espero se relajen y viajen con la imaginación.
Buenos Aires - Puerto Madero

Buenos Aires - Obelisco

Llegar a la Argentina, a través de Buenos Aires, es llegar a un mundo distinto, inmenso, enorme. Calles kilométricas, avenidas infinitas, río que parece un mar, campos apabullantes, tráfico infernal.
Carlos Gardel
Pero a medida que vas conociendo al monstruo, recibes calambrazos que reviven tu laxo cuerpo. ¡Mi Buenos Aires querido! decía con añoranza Gardel, aludiendo a esta gran ciudad, puerta de entrada a uno de los países más atractivos del mundo, cuyos encantos se encuentran en cualquier esquina por la que podía pasear Borges, en su gente, en su ambiente con un toque mágico, que se define con una sola palabra: pasión.
Tango
Porque pasión tiene el taxista que te lleva a tu lugar de alojamiento, al darte la bienvenida, mientras te habla de política, fútbol o literatura; pasión tienen los conductores de autos que "manejan" como si estuvieran en Monza; pasión tienen las calles repletas de oscuras y claras historias, algunas de ellas difíciles de contar. Sí, pasión es la palabra y pasión es el sentimiento que percibes.
Esta palabra define a Argentina y a los argentinos. Algunos de sus más conocidos iconos la desbordan. ¿Qué me dicen del tango?¿Qué siente alguien que ve como agarra el hombre a la mujer en este baile? ¿Qué siente la mujer al sentirse agarrada? Comprendo ahora el deshielo de los glaciares y el calentamiento de la atmósfera.
El Clásico: Boca - River
¿Y el fútbol? Verdadero objeto de acaloradas opiniones, discusiones y disputas cuando se trata de camisetas partidistas, y aunadas y unidas bajo la elástica albiceleste.
Asistir a un Boca Juniors - River Plate en la Bombonera, o en Martínez, es un espectáculo único en el mundo, lleno de colorido, fanatismo desbordado y emoción, que no dejará a nadie indiferente, aunque no le guste el deporte del balompié, el deporte dominante hoy en el mundo.
Si vemos 20.000 personas en algarabía, aplaudiendo, devorándose las uñas, al aire libre, degustando unas sabrosas fresas, mirando sin perder detalle y de forma abigarrada lo que ocurre en el pasto, transmitiendo energía a los contendientes, ¿qué vemos? Pasión única en el mundo. Palermo, privilegiado lugar donde se dan cita para competir en perfecta armonía el hombre y la bella bestia, el caballo. El Abierto de Palermo, la Meca del Polo, deporte atractivo y singular, que desparrama fuerza, destreza y corazón, como lo hacía Gardel, el gran Carlos Gardel con los versos que salían del barrio, del arrabal, para hacer llegar al mundo el sentimiento argentino, el sentimiento apasionado, enamorado de su tierra, de su gente, de sus costumbres.
Abierto de Polo de Palermo
La naturaleza desbordante de este país, se desparrama en los cuatro puntos cardinales, como se desparrama el río en Iguazú, formando las impresionantes cataratas del mismo nombre, cuyo estruendo se oye desde lejos, y, que al llegar a ellas, penetra a fondo en tus sentidos provocando un erizamiento de la piel.
Enamorado te quedas al visitar la Patagonia, con sus paisajes limpios, majestuosos, con sus glaciares y lagos, con sus inaccesibles parajes, con la calidez de sus gentes allá donde el mundo se acaba, donde volvemos a matrimoniar con esta tierra nuestra y donde nos sentimos pequeños al lado de tanta grandiosidad.
Buenos Aires - Teatro Colón
De vuelta a Buenos Aires, el Colón, teatro de los teatros -uno de los cinco más importantes del mundo por su fantástica acústica-, símbolo de la oferta cultural de la ciudad, reducto de fantasmas, de besos, de voces, que entre sus paredes guarda infinitas noches de amor, de guiños, de encuentros y desencuentros, en una sola palabra, de vida.
La Patagonia, las cataratas del Iguazú, el teatro Colón, el tango, el fútbol y el polo, pueden representar lo que es Argentina: naturaleza, cultura y pasión.
Patagonia Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar