viernes, 25 de julio de 2014

#Globalización. El Modelo Social y el Estado de Bienestar

El Estado y el conjunto de instituciones que se engloban bajo este concepto, es uno de los actores principales del sistema social. Su función básica es la de regular y buscar equilibrio entre los diferentes agentes privados de la sociedad. Para conseguirlo, es según Weber, "quien tiene el monopolio del uso legítimo de la fuerza".
Pero el Estado, ha tenido también otros papeles, y uno de ellos es el de hacer de guardián del bienestar de los ciudadanos, y promover niveles de cohesión social. Sin embargo, con la globalización, esa labor se ha visto progresivamente dificultada.

EL BIENESTAR
El bienestar de un individuo, tiene que ver con su relación con otras personas, en como vive y trabaja y en cómo se compara con los demás. En las sociedades contemporáneas desarrolladas se vive en lo que se llama una "sociedad de riesgo", por la inestabilidad existente y por circunstancias que no se pueden controlar por parte del individuo. Esto afecta tanto a las clases más vulnerables -que pueden caer en la exclusión social-, como a las clases medias, con respecto a su situación profesional y de relaciones sociales y personales. Cuando hay éxito por un lado, hay fracaso por el otro.
Se posría considerar la bienestar, como un instrumento destinado a la protección ante los riesgos. Una sociedad puede proveer más bienestar, si proporciona más protección ante los riesgos. Pero hay más. La sociedad, ha de ofrecer oportunidades a sus miembros independieteente de su orígen social. La sociedad, tiene que fomentar el respeto a la diferencia. Combinados de distintas maneras, estos componentes relacionados con el bienestar, se mantienen como aspiraciones humanas constantes, si bien su peso disminuye con la globalización tal y como lo estamos sufriendo hoy en día.
¿Quién ha de ofrecer el bienestar? ¿La familia, la sociedad civil, los mercados, el Estado? Según mi punto de vista, la responsabilidad directa recae sobre el Estado, si bien las presiones de las teoría neo-liberales, hacen que el mismo pierda peso específico, derivando esa responsabilidad a empresas privadas que "venden" acciones de funcionamiento social en beneficio propio. Estas teorías quieren quitarle atributos al Estado, y suplantar al mismo en aquellos lugares donde supuestamente no cumpla su función.
Las grandes privatizaciones abordadas por el PP en España pero de forma disimulada, en sectores tan básicos y estratégicos como la salud y la educación, son un ejemplo del adelgazamiento de los servicios públicos destinados a un bienestar activo, en beneficio de unos actores particulares que nunca podrán ofrecer lo mismo, por tratarse de empresas privadas que legítimamente buscan la obtención de beneficios.


DIFERENTES CRISIS DEL ESTADO DE BIENESTAR
El Estado de Bienestar, es una caso evidente de "mala salud de hierro", puesto que ha sido permanentemente cuestionado, sobre todo desde un sector de la sociedad ideológica.
En los años 50 del siglo pasado, algunos economistas decían que no era sostenible, y que era peligroso para la supervivencia del capitalismo.
En la década de los 60, la crisis fue anunciada por la izquierda, denunciando que no era igualitario y que era incapaz de eliminar la pobreza.
A finales de los 70, se atacó de forma despiadada al Estado de Bienestar por parte de los llamados neo-liberales seguidores de Friedman, por estar -según ellos-, sobredimensionado y por tener un gasto social demasiado alto.
Actualmente, y a partir de los 90, el ataque es contínuo a través de la globalización y del nuevo mercado de trabajo.

DIFERENTES MODELOS
Cada país ha ido configurando un Estado de Bienestar, según sus tradiciones y características propias. Por tanto no existe una uniformidad entre los distintos Estados de Bienestar. Podríamos identificarlos de la siguiente manera:

  • Modelo Democristiano. Es el predonimante en el sur de la Europa continental. Se preocupa por la cohesión social y la integración como elementos claves del bienestar. La institución en la que más se apoya para cumplir su función, es la familia tradicional, ya que el Estado debe de ayudar a la familia, allá donde ésta no llega y viceversa. Sin embargo, con los cambios acaecidos en los modelos de familia, el futuro de este modelo queda en entredicho. El gran peso del gasto público, se destina a jubilaciones y a subsidios de desempleo, más que a programas sociales, formación o cración de puestos de trabajo.
  • Modelo Liberal. Es fruto de la aceptación liberal de los posibles fallos del mercado y las posibles situaciones de pobreza masiva y estructural. El objetivo es combatir esa pobreza que es un obstáculo a la libertad individual. Se defiende -a priori-, una igualdad de oportunidades, pero no una igualdad de resultados. Para este modelo, el mercado es el principal proveedor del bienestar, siendo el papel del Estado mínimo, actuando éste en situaciones de emergencia unicamente. El Estado tiene una red que teoricamente recoge a los excluidos, pero no tiene una política universal al respecto. A este sistema no le preocupan los niveles de desigualdad.
  • Modelo Socialdemócrata. Seguido tradicionalmente por los países escandinavos y nórdicos, tiene como objetivo luchar contra las desigualdades reales entre los ciudadanos, porque cree que la igualdad y la democracia traen consigo el bienestar. Se piensa que es necesaria la intervención del Estado, ya que la responsabilidad de la protección ante los riesgos sociales es colectiva, y el Estado es el representante único del colectivo. Se implementan políticas universales para evitar la estigmatización de la pobreza y el modelo se complementa con la intención redistributiva y la tasación progresiva de los ingresos. Desde el punto de vista económico, los gastos sociales son altos, así como también las cargas fiscales.
Los tres modelos de Estado de Bienestar, coinciden con diferentes variedades de capitalismo, en los que se le da mayor o menor peso al mercado.
Las tendencias de globalización en economía y en política, con la formación de bloques y acuerdos transnacionales, ejercen una presión sobre estos modelos, tendiendo a ir con la moda del neo-liberalismo, cuyo objetivo final no es otro que el de terminar con el auténtico Estado del Bienestar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar