martes, 29 de enero de 2013

Bankia, Goirigolzarri y su pensión.


Definitivamente son especiales. Especiales porque tener una pensión de más de 50 millones de euros, no está al alcance de cualquiera. Especiales, porque van a cobrar una jubilación garantizada por un lado, y se encuentran trabajando y cobrando –seguro que no el salario mínimo- por otro. Evidentemente sus responsabilidades valen lo que cobran -¿seguro?-, y no somos los mortales comunes capaces de discutir sus emolumentos. Pero señores, son aquellos que velan por nuestros intereses y que trabajan para que nuestra vida sea mucho más confortable. No tendrán problemas con los re-pagos sanitarios, ni con las matrículas de sus hijos. Está bien. Hay que postrarse ante sus grandes habilidades que han hecho que las entidades bancarias españolas, requieran fondos públicos. Lo han hecho por nuestro bien, no nos confundamos. Además el dinero no da la felicidad. ¡Que asco me dan!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar