viernes, 6 de abril de 2012

Presupuestos de España. La indignidad y la vergüenza (Segunda entrega)

Los Presupuestos del Reino de España para 2012, están causando sus primeros estragos. El Ibex ha caído un 4,3%, el diferencial del bono español con el bund alemán, es decir, la prima de riesgo, ha vuelto a superar los temidos 400 puntos básicos -los niveles en los que se encontraba en las horas más críticas del año pasado, lo que supone para la mayoría de los analistas, una situación de ‘rescate’- y casi toda Europa alberga dudas de que el gobierno de Rajoy pueda tener la capacidad de necesaria para poderlos aplicar. España ha entrado en un bucle del que es difícil salir. ¡Bravo por las mentes pensantes creadoras de estos Presupuestos! (Modo irónico)
Los ya célebres y nefastos mercados, han dado otra vuelta de tuerca a la economía española. Normal, yo haría lo mismo si estuviera en su situación y en su forma de pensar. Es su trabajo. Ellos tienen como filosofía de vida, el todo es poco, hay que ir por más. Ahora se han encontrado con un gobierno que lo que hace es priorizar los “compromisos” antes que los ciudadanos. Un gobierno formado por unas personas que, sólo hace unos meses clamaban por un respeto perdido, el cual se recuperaría por arte de magia, en el momento que ellos se hicieran con la poltrona del poder. Pues, hete aquí que lo que desearon se cumplió. Los españoles votaron “una forma distinta de hacer las cosas”, y “donde dije digo, digo Diego”, los salvadores de la Patria (esto me suena muy casposo, la verdad) se pusieron a hacer su labor. El pueblo que sufra, que para eso no son de los nuestros. “Tenemos que ser un país serio, responsable”, dicen los palmeros. “Vamos a hacer unos Presupuestos de guerra”, pero sin estar en conflicto bélico.
Esperando tras la puerta, el Dios Mercado pensó: “Si éstos, con la que está cayendo en España, preparan unas cuentas de ingresos y gastos, en las que priorizan el pagarme a mí, si les presiono un poco más, se lo harán por la pata pa abajo y me llenaré hasta reventar las alforjas”. Dicho y hecho: no pasaron más que unas horas del anuncio en plan moderno del señor calvo con vocecilla franquiana, cuando la presión sobre la prima de riesgo se elevó a límites insospechados por aquellos que se creían los reyes del mambo.
Es lo que tiene ver la vida desde un solo prisma. Es lo que tiene ser de pensamiento único. ¡Señores del Gobierno de España, piensen más en los españoles!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar