martes, 3 de abril de 2012

Presupuestos de España. La indignidad y la vergüenza (Primera entrega)

El recorte en programas educativos alcanza el 22% y afecta, sobre todo, a las becas, con una reducción superior al 11% cuando el Gobierno ha prometido, en reiteradas ocasiones, en que no se iba a tocar la cuantía de las becas. Otras promesas rotas del Desgobierno de España. Muchos millones menos de euros para las clases menos favorecidas. Al igual que en Chile, solamente podrán estudiar y mejorar intelectualmente y en formación aquellos que puedan pagárselo. ¡Bien! (Modo irónico)
Míralo que moderno el casposo de Montoro (Foto EFE-Chema Moya)
La investigación tampoco sale mejor pagada. La inversión pública en I+D se reduce un 25% y esto supone que los científicos en España contarán este año con 2.000 millones de euros menos, la mayor caída de los últimos años. ¡Bien! (Modo irónico)
Guillotinazo a los derechos sociales más importantes de un Estado de Derecho para que pueda mirar hacia adelante con cierta esperanza. Benéfico presupuesto para la clase con recursos suficientes. ¡Viva la amnistía fiscal! (Modo irónico)
Fuera becas. Seremos el país con más curritos para exportar. Otra vez en la década de los 60. ¡Vente p’Alemania, Pepe!
Y aquellos “economistas lumbreras” y “analistas de salón peperos y neo-liberales”, diciendo que los presupuestos no dañan lo esencial. ¡Que les den morcilla! (Modo real).
¡Se les permite –a los señores mandatarios del Gobierno- que nos tomen por retardados, ya que les hemos puesto ahí con el voto, pero que no nos lo pasen por las narices y nos quieran convencer, coño! Somos el país con más porcentaje de parados de Europa, pero lo primero es el déficit, lo primero son los bancos, las grandes fortunas.
Mientras intentando convencer al “mangante” Adelson, para establecer un paraíso de mafias y prostitución, con un estado paralelo y sus propias leyes.
El otro día escribí que estaba hasta los cojones, hoy no me sale nada más que una indignidad de ser español y que tengamos un gobierno maldito y sinvergüenza.
Que me procesen, me da igual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar