sábado, 28 de diciembre de 2013

Balance de Rajoy en 2013. ¡¡¡Lamentable!!!

Ahora que se termina el año, todo el mundo se dedica a hacer balance del mismo. El pasado viernes 27 de diciembre, el presidente (con minúsculas) del Gobierno de España, Mariano Rajoy, hizo balance de su actuación y la del gobierno que preside. Según él, todo ha ido maravillosamente, en una palabra cojonudo. Y se ha dedicado a engatusar -y engañar vilmente- a los ciudadanos a los que nos toma por tontos o gilipollas. La imagen dada por el presidente (con minúsculas) ha sido lamentable.
Como lamentable es su gestión. Enumeraré algunos de los puntos básicos en el análisis del progreso de un país. Ahí vamos.

  • El diálogo con Cataluña no existe.
  • La economía no crece.
  • La emigración aumenta.  
  • Los índices de pobreza y de marginalización son mayores. 
  • La mastodóntica administración pública de asesores a dedo sigue creciendo al tiempo que su ineficacia es mayor.
  • La corrupción campa a sus anchas.
  • La justicia está vendida al poder político y económico.
  • Las trabas burocráticas, el exceso de impuestos y la falta de crédito van en contra de los emprendedores y de la inversión.
  • La inseguridad jurídica es palpable.
  • La deuda pública está desbocada y el déficit público es imposible de sanear (tampoco hay mucho interés en hacerlo).
  • Los datos económicos se maquillan inutilmente y la inflación real mina el valor de los salarios, pensiones, subsidios, etc.
  • La corrupción del sistema financiero y la impunidad en la gestión de cajas no contribuyen a la confianza.
  • El desinterés por los gastos en I+D+I , demuestra que el gobierno sólo piensa en el ladrillo y en el turismo para salir de la crisis por lo que, así, nunca saldremos.
  • La monarquía, gracias a los esfuerzos de Urdangarín y señora, con el beneplácito del Rey, abre una crisis institucional que históricamente produjo resultados desastrosos.
  • La corrupción de administraciones, partidos y sindicatos es crónica.
  • La cleptocracia se consolida.
  • El desempleo se consolida y aumenta en valores reales.
  • La inversión pública y privada, desciende a niveles de hace 40 años

Si con este panorama Mariano está contento, tendremos que concluir que le falta un tornillo.Lo que agrava las cosas.
Los brotes verdes -o luces al final del tunel- de Montoro, Guindos, Cospedal y Rajoy sólo se perciben en los despachos de Brufau, Botin, Gonzalez y otros. Bueno, y en los sueldos de los 245 "asesores" de Mariano Rajoy o los 213 de Ana Botella. Algunos de ellos del valor profesional y acreditada experiencia -al volante- de Angel Carromero.
Espero que la ciudadanía española tenga aprendida la lección, y en las próximas elecciones no triunfen ni Rajoy ni  el PP. El cúmulo de desatinos ha sido tan grande que no es posible que, ni los hooligans del partido, sigan pensando que este es el camino que nos llevará a alguna parte. Cierto es que hay una pequeña minoría que se ha enriquecido con las políticas de Rajoy -los ricos han crecido en más de un 13% desde que gobiernan-, pero eso no puede ocultar que los millones de votos que tuvieron, lo fueron de gente de clase media, incluso obreros desencantados con las políticas de Zapatero. Siendo esto así, ¿van a volver a votarles los mismos a los que están desahuciando, expulsando de la sanidad pública, de la educación pública, de la dependencia ya casi inexistente, los funcionarios a los que han condenado a ver congelados sus sueldos sine die y a esquilmarles hasta las pagas extras, entre otros? ¿Van a votarles ellos? No lo creo.
Ya ha quedado más que claro que toda esta crisis ha sido provocada por la codicia de los financieros y toda la cohorte de especuladores, chupópteros y lameculos que les rodean. Los políticos del PP en su mayoría, aunque también de otros partidos y sindicatos, han contribuido a pescar en ese rio revuelto que se ha convertido en un lodazal de mierda donde chapotean los Blesa, Bárcenas, González, Fabra, Camps y tantos más. Nada dura para siempre y esta crisis tampoco lo hará. Saldremos de ella a base del esfuerzo, del trabajo y de la imaginación de los de siempre. Espero que cuando levantemos la cabeza y miremos a nuestro alrededor, todos estos lumbreras que nos han traido hasta aquí no aparezcan por ningún sitio, que esta pestilencia que hoy nos ahoga, por fin nos deje respirar aire puro, el aire que nos haga sentirnos dignos y libres.¡Nos lo merecemos, coño!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar