miércoles, 10 de octubre de 2012

Teletipo a: Ana Pastor, ministra de Fomento de España


Señora Pastor, ha tenido usted una idea de “bombero jubilado” (con perdón a los bomberos, además de jubilados). La idea en cuestión es la de la implantación de la euroviñeta. Muy sesuda usted. La presunta aplicación a los conductores de una cantidad por el uso de la red viaria, es, en los tiempos que corren, una auténtica burrada. Otra esquilmación más al ya tocado bolsillo del ciudadano. Pero eso a usted y sus colegas les importa poco, ya que usan el coche oficial y aviones privados –como su correligionario de partido Feijoo-, amén de AVEs en clase preferente para sus desplazamientos públicos o privados.
¿Para qué sirve el impuesto de circulación? Me lo explique. ¿Para qué sirven los impuestos abusivos en los carburantes? Me lo explique también. ¿No será ésta una idea para sufragar todas las pérdidas de los “amigos constructores” de las radiales de pago de Madrid y alrededores? ¿No eran estos unos “grandes emprendedores” que trabajaban al servicio neo-liberal de la sociedad? ¡Ah sí, ya comprendo! Cuando se presumían grandes beneficios en la “España va bien”, no pensaban en ceder parte de esos beneficios a la sociedad, no le hacían ascos a las subvenciones -vía dinero directo o exenciones fiscales-, pero en el momento de las vacas flacas, aplauden la socialización de las pérdidas. ¡Muy liberales ellos, si señor! ¡Muy liberal usted, señora Pastor!
Habla usted de Suiza. Bien. Póngame usted la misma tasa de Suiza, cuando yo cobre lo mismo que un ciudadano suizo. En algún sitio he leído eso de impuestos nórdico y prestaciones y salarios marroquíes.
Como no quiero ser negativo, le voy a dar a usted alguna nueva y brillante idea, para recaudar más y bajar el déficit del Estado:
  • Cobrar un canon anual a los cochecitos de bebés por circular por las aceras.
  • Cobrar un canon anual al ciudadano por usar el coche de San Fernando (mitad a pie, mitad andando).
  • Cobrar un canon anual a todo ciudadano que salga a la calle y respire el aire, ya que este es un bien público. Aunque también se puede privatizar, innovando en la venta al exterior, de, por ejemplo, Aire de España, a través de una empresa Gürtel.
  • Cobrar un canon anual por el uso del paraguas en la vía pública, ya que usa un espacio más amplio que el del propio ciudadano.
Como verá, le estoy dando ideas geniales, sin tocar, por supuesto –faltaría más- a la Iglesia Católica, las SICAV, las grandes fortunas, los corruptos bancos, los grandes patrimonios, las prebendas de políticos y diputados, los lobbys de las eléctricas, los colegios del Opus, los comedores parlamentarios, las diputaciones y un montón de cosas más, que es necesario salvaguardar para que España vuelva a ser Una, Grande y Libre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar