sábado, 19 de mayo de 2012

España, y las cuentas de la Corona

Deuda 2010
El título es engañoso. No voy a hablar sobre las cuentas de la Corona de España. Hablaré de las cuentas de las Comunidades Autónomas y del desfase presupuestario. Ultimamente, los viernes en España suelen ser de Dolores, por los continuos recortes efectuados por el des-gobierno de Mariano Rajoy. Pues bien, ayer 18 de mayo, no se nos atragantó mucho la comida escuchando a la portavoz Soraya S. de Santamaría. Lo bueno vino por la tarde, a la hora de la merienda. Resulta que la Comunidad Autónoma ejemplo –para el PP- de gestión, transparencia y eficacia, se había equivocado en las cifras presentadas. ¡Cielos, se habían dejado olvidadas facturas en los cajones! La Lideresa Aguirre, tan neo-liberal ella y tan alabada por los más radicales de derechas, no había contado toda la verdad. Pero deben de ser unas zarandajas, nimiedades. ¡Leñe, no! ¡Que son alrededor de 2.000 millones de euros! Ya se por fin los motivos por los cuales Esperanza Aguirre no llegaba a fin de mes, cuando gobernaba Zapatero. ¡Se le olvidaba el dinero en los cajones de su palacio, y así no lo encontraba al ir a comprar a Mercadona!
Pero no queda ahí el asunto. Valencia y Castilla León –muchos años de gobierno del PP-, también erraban en sus datos. Ahora vendrán las explicaciones, los bla-bla-bla y demás argumentaciones –siendo la principal, seguro, la herencia recibida-, obviando y dejando aparcada en un solar –de los de Caja Madrid, Bancaja o CAM- la autocrítica y la dimisión. ¡Somos los padres de la Patria! ¡Lo hacemos todo por vuestro bien! A todo cerdo le llega su San Martín, y espero que estos brillantes gestores tengan cerca el 11 de noviembre.
Cristobal Montoro metió la pata metiéndose con Andalucía y con Asturias. ¡Qué casualidad! Pero se le olvidó hablar de Valencia, de Madrid, de Murcia, de Cataluña, de Galicia, en fin. Debe de comprarse unas nuevas gafas. ¡Tchin-Tchin de Afflelou!
Las mentiras Populares costarán vidas. Ya cuestan el crecimiento familiar, el desarrollo social -eso que tanto odian en la ultraderecha- y el desarrollo industrial de España. Mintieron buscando la confrontación, la destrucción, la codicia y el poder. No harán nada por España, sino todo lo contrario. Decían que los demás hacían y decían cosas malas. Ahí están ellos, los "Populares", cuyos planes de ajuste sólo están diseñados para destrozar a la gente normal frente a banqueros, codiciosos, defraudadores, mercaderes y amigos del PP.
¿En qué manos estamos? ¿Es esta la ralea que vino a darnos confianza? ¡Cambien de una puta vez, o dimitan y váyanse con viento fresco!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar